ESPACIO BAFICI – “LA ÚLTIMA PELÍCULA”

16

“La Última Película” de Raya Martin y Mark Peranson abarca una especie de falso documental sobre la realización de una última película antes de que llegue el 2012, año donde según los mayas el mundo tendría un cambio rotundo que destruiría la mayoría de las cosas según las conocemos. En este caso quien actúa del realizador, Alex Ross Perry, comienza la película dando un testimonio donde manifiesta que quiere ser el realizador de aquella última película que la humanidad podría hacer y que, además, la va a realizar en fílmico, soporte que rápidamente fue perdiendo espacio en la realización de films por la llegada del digital, pero que tiene una especie de mística y estética única la cual algunos realizadores todavía elijen. Esto también marca una diferencia y como una especie de cierre total de ciclo, realizar aquella última obra cinematográfica en el soporte que le dio origen.

 

image

 

La obra se centra en la búsqueda de locaciones y en la realización de esta película, llevándonos a través de diferentes lugares de México, particularmente de Yucatán. Podremos observar tanto los lugares turísticos y centrales de la cultura maya como aquellos reductos, muchos mas pequeños y cotidianos.

 

image

 

Tiene una estructura que plantea una película dentro de una película, dentro de una película. O sea, Alex Ross Perry y Gabino Rodríguez actúan ser los realizadores de un film que van rodando a lo largo de este film que retrata aquello. La diferenciación la encontramos en los dos soportes que posee. El digital para lo que sería el documental sobre el scouting y otros lugares recorridos de Yucatán, y el fílmico para el film que ellos documentan rodar; con un soporte sonoro cambiante (todo lo que está en fílmico suena con un zumbido o una especie de estática símil a la producida entre una púa sucia o gastada y un vinilo).

 

image

 

En un comienzo solo observamos dos de esas “tres películas”, pero una vez entrado en el pietaje los mismos actores develan estar en una obra y explicitan el hecho de que lo que vemos como “real” es una interpretación.

Además de esta cuestión estructural llamativa y pintoresca, ahonda diferentes parámetros y accionares socio culturales donde ejecuta una fuerte crítica directa al turismo “místico” y “energético” que se acerca a las pirámides maya y a las diferentes ruinas. Tratando de “payasos” y de ignorantes aquellos que acuden a esos lugares para ejecutar ritos que poco tienen que ver con el trasfondo histórico y cultural de la civilización maya y de lo descendido en la sociedad mexicana del lugar.

 

image

 

Otro tipo de tono burlesco apoya cuando un evento titulado “La Última Cena” se anuncia en el lugar. Con la misma idea que el film, un reconocido chef organiza esta última comida donde se mezclarían ingredientes actuales con otros supuestamente clásicos de la zona y que representarían la unión entre las dos culturas.

 

image

 

En este híbrido entre documental y falso documental podremos apreciar diferentes partes de la cultura mexicana, una visión sobre la intervención del típico “gringo” en culturas con la que poco tiene que ver, la ignorancia de los mismos y una visión punzante y fabulosa del “turismo cultural” Ni hablar de algunos guiños con el espectador y trucos para no mostrar cosas que supuestamente habrían sido documentadas.

JULIÁN NASSIF

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s