ESPACIO BAFICI – “ALGUNAS CHICAS”

bigtmp_29993

 

Algunas Chicas” de Santiago Palavecino tienen los claros elementos de un film de, si se puede decir, suspenso y a la vez indicios de un tipo de cine de terror que nos tiene acostumbrados el genero norteamericano, claramente influenciado por el japones o coreano. Algunos viajes de David Lynch también percibimos en una obra que está producida de manera exquisita. Imágenes pocas veces vistas en el estilo nacional y, por otro lado, recursos interesantes y “jugados” (para cierta crítica) en proyecciones sobre ventanas y de mases que no aportan al naturalismo pero si a una experiencia audiovisual mas que interesante.

 

Algunas-Chicas

 

Cuando uno se sienta en la butaca a observar y escuchar esta obra va a encontrar sorpresa. Tanto narrativa como técnica. La prolijidad del relato nos incauta en un camino de interrogantes que recién resolveremos, de alguna manera, en el final. Suena típico y hasta idiota pero no es la manera en que se plantea este producto.

Celina, interpretada por Cecilia Rainero, arriba a la casa de una vieja amiga de la universidad en un pueblo de campo donde busca una especie de catarsis de una separación con su marido luego de diez años de matrimonio. El encuentro con su amistad y con la pareja de la misma, un Alan Pauls que representa un pequeño papel, no por su relevancia sino por su aparición métrica, denota el momento de Paula, la hijastra de su amiga, quien ha tenido un intento de suicidio cercano y una reclusión hogareña explicita. A partir de ese momento comenzamos a preguntarnos constantemente que es de la vida de aquella joven. La presencia de Celina descomprime la situación donde Paula, interpretada por Agostina Lopez, encuentra una especie de “confidente” o compañera que acompañará, junto a sus amigas, a la catarsis de Celina y a un camino deforme que experimentarán Celina, Paula, Maria (interpretada por Agustina Muñoz) y la bella Nené (interpretada por Ailín Salas).

 

algunaschicas4

 

Las pseudo premoniciones a través de los sueños de Nené desatarán la historia que nos llenará de inquietudes, dudas, sangre y smokins. Todo este camino vertiginoso en su esencia pero dilatado en la locación establecida, nos dirigen a un espacio completamente somnífero y particular, cuasi surrealista, donde las figuras sociales se barajan y las edades y experiencias dejan de dar lugar a lo establecido.

De repente, y de sopetón, nos encontramos en una experiencia típica de un caserón de San Isidro donde la fiesta, el alcohol y la cocaína abundan sin dejar de lado a las armas. Nos confundimos completamente de los estereotipos etarios y adentramos aún más en algunas experiencias femeninas que no nos llevan a lo clásico sino que nos apartan a un mundo sumamente particular. Los mitos del pueblo, la lejanía o cercanía con Buenos Aires (estamos lejos pero el tren urbano une los espacios) juegan una especie de tire y afloje a lo cotidiano y lo extra sensorial.

 

algunasch_f01cor_2013111010

 

La violencia implícita de los hermosos planos, fomentados por lo estático y la dureza de los elementos jugados aportan a un nerviosismo que no podemos dejar de sentir. Imágenes que no terminamos de entender su significado y una brutalidad autodestructiva plasmada en la hermosura y placidez de la naturaleza de la llanura nos brindan una duda constante y un juego psicológico sumamente atractivo.

 

algunas_chicas_4

 

Tenemos de todo. Cuentos pueblerinos y místicos, muñecas cortadas, sangre, suspenso, búsqueda insuperable, movimientos de cámara y profundidad de campo altamente narrativos, actuaciones remarcadas, un trío sexual y unas secuencias en la zona de traga monedas de un casino que nos deslumbran a nivel estético y permiten aún más la exaltación visual. Todo eso en un tono completamente sobrio, neutral, pasivo. Pero toda esa pasividad es inversamente proporcional a la exaltación emocional que la obra transmite.

algunaschicas3

 

Un film que no estamos acostumbrados a ver dentro de nuestro cine. Una película que nos estalla desde la placidez. Que rompe la monotonía con una monotonía perturbadora. Y esos travellings, y aquellos planos de jóvenes con escopetas en cuartos de sus padres… Pfff. Admirables.

JULIÁN NASSIF

Advertisements

2 thoughts on “ESPACIO BAFICI – “ALGUNAS CHICAS”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s