DELIVER US FROM EVIL (LIBRANOS DEL MAL)

deliver-us-from-evil

Al igual que en “El Exorcismo de Emily Rose”, “Libranos del Mal” no propone un film de terror per se. Una especie de género híbrido o una película de suspenso con cierta truculencia explicita es la propuesta que Scott Derrickson nos brinda nuevamente.

Una historia muchas veces vista y leída de típicos “detectives” norteamericanos que van detrás de un objetivo que parece ordinario o cotidiano y que rápidamente se vuelve en un caso único e incontrolable.

La película no se aleja de una típica de persecución donde estos dos policías irán detrás de diferentes pistas en búsqueda de estos personajes intentando proteger al resto de los humanos y a sus propias personas de un mal latente y truculento, pero se unirán al Padre Mendoza, interpretado por Edgar Ramirez, un cura particular “especialista” en demonios y exorcismos que llevará a Sarchie a conocer una especie de “Mal principal” que es aquel mal proveniente de fuerzas demoníacas. Para que Sarchie pueda luchar contra este mal y evitar ser un objetivo del mismo deberá volver a entregarse a la fe y a las creencias de su pasado.

 

Deliver-Us-From-Evil-Movie-Review-Image-5

 

Sarchie, nuestro protagonista interpretado por Eric Bana, a dejado a dios y la Iglesia muchos años atrás, aunque, sin embargo, posee una especie de “radar” para detectar los casos importantes y aquellos que tienen un peligro especial. Este “radar” que es mencionado por su compañero en la ley se traduce, a lo largo del film, en un “don” religioso con el cual Sarchie puede ver más allá que muchas otras personas. Este “don” lleva a que nuestro protagonista encuentre a un alienado Jimmy, interpretado por Chris Coy, quien es dirigido por Santino, interpretado por Sean Harris, ambos compañeros de rondas en Iraq, para abrir diferentes puertas o portales permitiendo al demonio ascender al reino de dios y provocar diferentes atrocidades.

 

deliver1

La película no se aleja de una típica de persecución donde estos dos policías irán detrás de diferentes pistas en búsqueda de estos personajes intentando proteger al resto de los humanos y a sus propias personas de un mal latente y truculento, pero se unirán al Padre Mendoza, interpretado por Edgar Ramirez, un cura particular “especialista” en demonios y exorcismos que llevará a Sarchie a conocer una especie de “Mal principal” que es aquel mal proveniente de fuerzas demoníacas. Para que Sarchie pueda luchar contra este mal y evitar ser un objetivo del mismo deberá volver a entregarse a la fe y a las creencias de su pasado.

DUFE-01

Saliendo de los estereotipos del terror pero cayendo en los de las películas detectivescas, “Libranos Del Mal” aporta un suspenso destacado que nos hará saltar de la butaca, silla, sillón o cama, varias veces basada en recursos estéticos, de puesta de cámara y sonoros que ya hemos visto varias veces pero no por ello dejan de ser efectivos intercalándolos con imágenes sumamente explícitas y de una brutalidad y truculencia destacada logrados por la dirección de fotografía de Scott Kevan y la dirección de arte de Laura Ballinger.

Edgar Ramirez

 

El suspenso instalado por recursos estéticos como la falta de luz, oscuridad nocturna, lluvia, iluminaciones simuladas de linternas o velas, planos que tardan muchísimo en encontrar el contra plano esperado y cuando lo hacen generan espasmos en nuestros cuerpos; pequeños y suaves travellings que respetan el ABC del cine de suspenso acompañados de un trabajo de maquillaje y modelaje de cuerpos y fragmentaciones anatómicas impecable, a diferencia de la últimamente típica animación digital, logran que la película sobresalga de otras entregas similares.

deliver-us-from-evil-513

 

El diseño sonoro que está basado en silencios o ruidos mínimos combinados con grandes alaridos o golpes sonoros, junto a un constante sonido del crujido de las botas del protagonista, sumado a una adaptación muy lograda a la mezcla 5.1 que permiten adentrarnos prácticamente en la cabeza del personaje; esto es aún más relevante ya que Sarchie escucha cosas que otros no. Todos estos elementos generan que, de a momentos, nos preguntemos si en realidad existe un error de niveles e intensidades en la banda sonora, ya que algunos elementos parecen estar muy altos y confundirnos de lo que “deberíamos” escuchar. Luego, nos damos cuenta que en realidad muchas veces lo que escuchamos es lo que el protagonista escucha, o intenta adentrarnos en esa “experiencia” que genera un grado de confusión pero que aporta en abundancia a la expresividad.

20823568_deliver-us-from-evil

Un film que en su primer escena, y a lo largo de diferentes elementos como tatuajes y otro tipo de referencias estéticas, nos recuerda al film “Seven” de David Fincher (cabe preguntarse si no es a modo de homenaje), es opacado por algunos factores un tanto “yankees” que a algunas personas nos molestan. El mal demoníaco es absorvido por Marines en nada mas y nada menos que una cueva de Iraq y pareciera que constantemente quisieran adoctrinar o sermonear con que nunca debes darle vuelta la cara a dios. Si uno deja de lado esos elementos, la obra propone algo bastante más interesante que muchas otras explicitas de terror soportado por buenas actuaciones como la de Eric Bana y por una banda sonora que reúne varias canciones de The Doors, haciendo referencia a las puertas y portales de acceso del demonio.

JULIÁN NASSIF

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s