MÉDITERRANÉE, NOTRE MER À TOUS

egypte_fb

 

La majestuosidad de lo descripto gracias a las espectaculares imágenes, tanto de la naturaleza como de las creaciones arquitectónicas realizadas por la civilización humana, ponen a “Méditerranée,notre mer à tous como una de las películas que realmente valen la pena ver (aunque en realidad todas lo valen) en pantalla grande.

Como cuna de la civilización humana, la película de Yann Arthus-Bertrand demuestra a todo el mar Mediterráneo, los países que lo rodean, las sociedades y religiones al cual baña, las contradicciones socioculturales y la hipótesis de que así como nutrió desde el origen de la civilización con alimento, abrigo, agua y otros recursos, también podría ser una especie de oráculo, transformándose en la profetisa Pitia de los griegos, donde los desmanes de sus aguas y los alrededores que aquellas empapan, podrían prever el cambio de la naturaleza alrededor del mundo entero y por ende, la obligada transformación de la civilización.

n52INa94cZrGen0p7kj5VduAUMZ

Viajando alrededor de diferentes ciudades y espacios naturales destacados, donde observamos de forma impactante cada cosa que se muestra, y apoyados sobre una voz en off que en realidad es la que aporta la parte narrativa, tanto con información antropológica como con diferentes expresiones y comparativas, el filme recorre y describe al Mediterráneo en su absoluta magnitud.

Lo que quizás desinfla la expectativa generada al comienzo de la obra, es que justamente todo está contado por aquella “voz en off”. Nada es descripto narrativamente en el montaje ni ninguna imagen genera un dramatismo intrínseco. Es una recopilación de grandes imágenes aéreas que solo están unidas por una dicción plana y carente de modulación.

Mediterranean_front

Es real también que la proyección que se emite en esta edición del Green Film Fest 2014 tiene un doblaje realizado por una donación de Greentara, la productora que realiza esta edición en la Argentina. Habría que tener acceso a la versión original para detectar si es un problema del film en general o si la culpa recae sobre este doblaje que no concibe a la “voz en off” como la herramienta que realmente es dentro del lenguaje cinematográfico. Esta herramienta no es simplemente una enunciación correcta con una ajustada dicción y un timbre agradable de un texto narrativo. Sino que aquella voz debe saber interpretar y aportar lo que ese texto desprende sin caer en lugares comunes o en estereotipos acústicos. Con escuchar a uno de los reyes de este recurso como lo es Morgan Freeman nos damos cuenta. El tono, la impostura y la expresividad que decanta de la herramienta es lo que va aportar realmente a un producto cinematográfico, sino caeremos simplemente en un raconto insulso y desapegado que no logra complementar a la imagen.

Y, nuevamente, la realización en soporte digital, o al menos su renderización o proyección, generan algunos tirones y vibraciones que no son agraciadas cuando uno puede verlo en semejante tamaño y calidad como la de un cine moderno. En este caso, el soporte aporta algunas de estas vibraciones, pero más aún problemas de entrelazamientos de campos y diferencias de calidades en puntos particulares de la película (que no pareciera responder a una utilización adrede de un formato de menor calidad sino a diferencias en las exportaciones del material en video). Esto no hubiera sucedido de haberse filmado en fílmico, ya que la fluidez del material tangible y físico evita este tipo de perturbación digital o electrónica, aunque puede llegar aportar otro tipo de defectos si llegase estar en mal estado o mal instalado y, además, es infinitamente más caro y dificultoso de maniobrar, tanto el material como los equipos con los que se filma.

Algeria

Los interminables y repetitivos travellings circulares que rodean cada cosa que se muestra hacen que el ojo se canse un poco y que las tomas pierdan impacto. También sucede que todas las imágenes son aéreas lo que aleja un poco al espectador, ya que, por más que este tipo de tomas demuestra una grandeza y una majestuosidad única, alejan a lo que un humano puede llegar a ver en un lugar así bajo sus propios medios, evitando mostrar las cosas desde el punto de vista natural de una persona, lo que aporta una visión omnipresente y muy abarcativa de lo mostrado quitando expresividad a lo que vemos.

En general los puntos de vista de las realizaciones ambientalistas hablan de un “nosotros”, de un “nuestro accionar”, aunque muchas veces pareciera que ese “nosotros” en realidad son “ellos” o “ustedes” alejándose de la responsabilidad polutiva de la que muchos de ellos son cómplices al utilizar dispositivos y herramientas que generan una gran contaminación en el proceso de su realización. Este punto, a veces hipócrita, es lo que muchas veces aleja algunas personas de consumir este tipo de productos, que muchas veces, están producidos por personas que no pueden sacar su vista de sus Iphones, Ipads, Notebooks y demás artefactos electrónicos que generan una gran “basura electrónica” y una importante polución para ser desarrollados.

ob_55570b_capture-d-e-cran-2014-01-29-a-18-39-20

Si esto lo combinamos con que el festival es apoyado por algunas empresas muy cuestionables como Ledesma, que pareciera importarse por el cuidado del medio ambiente pero no por la sangre derramada de sus propios trabajadores, algunos desaparecidos, que corre bajo su propia y absoluta responsabilidad. Ni hablar de que uno de sus productos principales es el azúcar, producto de la caña de azúcar, de la que su cultivo en exceso y monocultivo es responsable de la erosión de diferentes sectores de latinoamérica, de la muerte de su tierra y de la desertificación de riquísimos y fértiles sectores terrestres como el nordeste de Brasil, hoy pobre pero infinitamente fértil hace dos o tres siglos, devenido a tierra seca y muerta luego de la sobre explotación portugueses e ingleses. Se entiende a la vez que muchas veces uno necesita fondos para llevar a cabo eventos que pueden generar un cambio de conciencia y, en general, los que aparecen con ese dinero son este tipo de empresas. La petrolera Shell es un claro ejemplo de ello en otro tipo de producciones.

ob_867bac_capture-d-e-cran-2014-01-29-a-17-42-05

El film aporta un contenido histórico y antropológico interesante, aunque evita meterse con cuestiones políticas profundas y sensibles. Un festín de imágenes nos deleitarán los ojos y nos generarán ganas de estar en cada lugar mostrado, en cada rincón del Mediterráneo y sus costas, por más que la misma película nos diga que visitarlos en masa es una de las causas de su destrucción.

JULIÁN NASSIF

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s