RAMBLERAS

rambleras

Rambleras” basa su historia en tres mujeres en diferentes etapas de la vida. La treinteañera Patricia, interpretada por Victoria Rodríguez, empleada en la confitería “lo de Juanca”, embobada por un romance tramposo que pareciera no llegar a ningún lado. La segunda esposa de Juanca, Jacqueline, interpretada por María Elena Perez, que trabaja junto a él pero no tiene acceso a su salario y recibo de sueldo, y que quiere independizarse y encontrar si hay alguna otra luz al final del camino. Y, por último, la anciana Ofelia, interpretada por Adriana Aizemberg, quien perdió a su hermana hace un tiempo y con eso su compañía y su valentía para poder acercarse aquellos lugares que tanto le gustaba visitar, como la rambla de la ciudad de Montevideo.

rambleras2

En este escenario, en el de la aparente tranquila Montevideo uruguaya, es que el film se desarrolla. La parsimonia característica de aquella idiosincrasia se plantea a lo largo de toda la obra, donde las actuaciones manifiestan esas formas pero también la puesta de cámara y las locaciones, que acompañan con silencio y quietud, aportan y apoyan la suave fluidez del relato. Especialmente la recurrente Rambla, que tantas veces es demostrada en el film. Lo que se podría mostrar en breves secuencias se desarrolla a lo largo de toda la obra. Pero no como un ritmo dilatado y expectante, sino como apoyo al raconto.

Vicky-Rodriguez-Cartagena

Los tres personajes principales, las tres mujeres, van a tener un proceso de cambio, de transformación a lo largo de la historia. No van a construir un monumento o a trasladar una pirámide. No se basan en espectacularidades, sino que en cosas mucho más “pequeñas”. En esas pequeñas transformaciones que llevan al cambio y al proceso dentro del ser humano, al crecimiento.

img_3195

Con simples situaciones y acciones cuasi anecdóticas, Daniela Speranza logra desarrollar esta obra que interpreta, describe y analiza a la mujer desde un lugar tangible, desde un lugar femenino que nos acerca mucho más a la realidad. Con sutileza, con armonía y sin violencia, observamos y sentimos los sucesos contados que parecieran describir tan adecuadamente la mirada y el sentir femenino.

IMG_0976

La película en sí presenta aquella redondez. La sensación de que todo lo que sucede acompaña adecuadamente a lo que se quiere transmitir. Las destacables actuaciones y aquellas palabras que pueden parecernos raras o forzadas a algunos argentinos, pero que ocupan su lugar con decoro siendo parte del “léxico” uruguayo, se contrastan lamentablemente con una película que en un noventa por ciento está fuera de foco o tiene el foco blando. En la mayoría de las imágenes vemos que el foco no está en el lugar adecuado o que ni siquiera está en la imagen. Exceptuando esta falencia técnica, no quiero ni saber que habrá pasado con el foquista, la obra transmite una mirada diferente, sensible y sustentable.

JULIÁN NASSIF

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s