BIRDMAN or the unexpected virtue of ignorance (Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia)

birdman-poster11

 

 

“Me corté la mano mientras me afeitaba” y “Una cosa es una cosa y no lo que se diga de ella” pueden ser dos frases que dibujen un poco de que la va este film. Recorriendo el ensayo y pre estrenos de una obra de teatro basada en un libro de la década del 80 de Raymond Carver titulada “What we talk about when we talk about love” adaptado por el protagonista del film, Riggan Thomson, interpretado por Michael Keaton, quien también dirige y protagoniza aquella obra es en donde va a estar centrado el argumento.

critica-de-la-pelicula-birdman-6048827-11

En un intrincado camino que lleva a Riggan a una revoltosa confusión, recorre el argumento buscando re encontrarse con su carrera, éxito, fama y familia, en un agobiante circuito que recorre cada rincón del teatro, retratada de una forma opresiva por una cámara que pareciera nunca cortar, en un plano secuencia de una puesta hiper dinámica que sube, baja, se acerca y aleja de forma vertiginosa.

Birdmand-still-2

La puesta es una de las herramientas más efectivas del film, ya que un aparente plano secuencia que nos deja sin respiro ocupa el 99 por ciento delmismo. Los planos cerrados, la velocidad de los movimientos y su dinámica generan una claustrofobia y un ahogo que representan efectivamente el estado mental del protagonista. Esto, acompañado con la locación donde se desarrolla la mayoría del pietaje, un teatro y todos sus pasillos, laberintos y recovecos, funcionan de forma electrizante, cuasi surrealista, siendo representada la historia en aquellas formas edilicias.

birdman-keaton-norton

Inclusive en las escenas que suceden en los exteriores como el techo del teatro o el mismísimo centro de Broadway, están registradas de una forma que, más que generar amplitud, majestuosidad e inmensidad, logran sumar a la historia con una estética esquizofrénica y virtuosa.

birdman

La monstruosidad, desde un lugar positivo, de las actuaciones cierran este círculo, que más que círculos aparentan una infinita combinación de anillos, estilo diagrama de Venn, donde cada interpretación es fabulosa e impecable. La naturalidad, en algunos casos, de ciertas interpretaciones nos transmiten, de a momentos, una naturalidad que nos hace pensar que estamos viendo una situación real de un grupo de actores en pleno desarrollo artístico. Sentimos que es lo que esos actores, esas personas, harían realmente en una situación así.

 

 

222057

 

 

 

Un genial y desopilante Edward Norton. Una correctísima y brillante Naomi Watts. Una diferente y admirable Emma Stone, que vuelve a demostrar su versatilidad y calidad representativa. Y, particularmente, un bestial Michael Keaton, que vuelve a marcar y a dejar asentado que es un grandísimo actor, espectacular para la comedia y para aquellos personajes surrealistas y bizarros, luego de haber participado de muchas obras olvidables.

 

La vorágine termina de cerrar con un tratamiento sonoro que incluye lo funcional pero también se oye acompañada por una incesante percusión que hace todo más veloz y tambaleante. También es interesante que esta percusión aparece del fuera de campo y de la extra diégesis para estar plasmado explícitamente en escena como un elemento más. Únicamente es silenciada cuando la película respira un poco, nos lo deja hacer a nosotros y se va a un lado más reflexivo, alejado de la explosión emocional y visual. En este caso, únicamente, es canjeada por otro instrumento, el piano, quien ya se hace común en varias películas contemporáneas ayudando a disminuir las revoluciones y decibeles.

31957

Entre todo este menjunje increíble, quien vuelve a destacarse de manera genial y creativo es Alejandro Gonzalez Iñarritu, revitalizando  su calidad, calidez y su innovación estructural y estética que siempre lo destaco. La búsqueda constante por estilos diferentes y por adentrarse en los diferentes géneros cinematográficos realzan su obra y lo elevan. Es fascinante la ambición por renovarse y seguir adentrando en el estudio estructural y de recursos formales. Comenzó con su trilogía de “Amores Perros”, “21 Gramos” y “Babel” para luego pasar por otros estilos un tanto más obscuros o depresivos, pero aquí se entrega a la comedia, y vaya que lo logra con honores.

 

JULIÁN NASSIF   

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s