INHERENT VICE (Vicio Propio)

MV5BMjI2ODQ2NzUwMl5BMl5BanBnXkFtZTgwNjU3NTE4MjE@._V1_SX214_AL_

Inherent Vice” o “Vicio Propio” aqui en Latinoamérica es el retrato cinematográfico de la obra literaria original de Thomas Pynchon del mismo nombre. El gran texto ejecutado por el escritor es trasladado de forma estrictamente fiel y al pie de la letra, ya que el relato cinematográfico respeta los personajes, espacios, ambientes y el texto a rajatabla. Solo algunos cambios menores son percibidos, como la ausencia de alguna que otra escena que quizás no aportaba mucho audiovisualmente. Pero lo bueno, o lo malo para algunos, es que se transcribe exactamente lo que desprendía el libro, exceptuando algunas cosas que nuestra imaginación se encargó de pensar individualmente. Digo malo para algunos porque es un autor y un texto que muchos gustan y otros tantos desprecian.

maxresdefault

El inmenso Paul Thomas Anderson vuelve al ruedo luego de haber hecho una película abismal, grandilocuente y maestra que no tuvo una gran repercusión como lo fue The Master, protagonizada por uno de sus actores fetiches Phillip Seymour Hoffman y co-protagonizada por otro de sus predilectos, Joaquín Phoenix, que en este caso lleva la batuta de esta historia.

INHERENT VICE

Nominada a Mejor Guión Adaptado y a Mejor Vestuario en la última edición de los premios Oscar, “Vicio Propio” recorre la historia de “Doc”, interpretado por Joaquín Phoenix, un investigador privado de mala monta, hippie, fumón, maloliente y pata sucia de pocas luces que, dentro de su limbo constante producto del abuso de ciertos estupefacientes y del policia “Bigfoot”, interpretado por Josh Brolin ha logrado remediar algunos casos en el pasado, por lo que en este presente, Gordita Beach, California, 1970, obtiene el pedido de solución de varios y confusos casos, siempre vinculados al dinero y a la droga.

Inherent-Vice-Wallpapers

Lo que hace especial a la ocasión, es que quién primero le pide ayuda es a la Femme Fatale Shafta, interpretada por Katherine Waterston, viejo amor, quien le encarga su ayuda en un conflicto que tiene con su nueva pareja, un magnate inmobiliario, intepretado por Eric Roberts, quien en algún momento de locura decide que los inmuebles que construye debería regalarlos ya que la vivienda tendría que ser gratuita (Podría pasarles lo mismo algunos Jefe de Gobierno o alcaldes a lo largo del mundo). Avanzando unos pocos minutos del film veremos que otros casos se le presentan y que todos están relacionados con el magnate, a la vez que cada espacio nuevo que descubrimos y cada situación se tornan más oníricas y/o salidas de un trip de ácido lisérgico.

inherent-vice-owen-wilson-joaquin-phoenix

La transmisión de este tipo de sensaciones no se genera con animaciones, estruendos de sonido y colores o cámaras en continuo movimiento a lo “The Doors” de Oliver Stone. Aquí Anderson y su director de Fotografía, Robert Elswit, lo generan con un vestuario de texturas y colores particulares, paredes de alfombra, terciopelos, un humo constante que rodea a los personajes, las descomunales actuaciones en largos planos secuencias elípticos e hipnóticos y, obviamente, en el casi constante consumo de estupefacientes.

la-et-mn-inherent-vice-review-20141212

Hilarantes secuencias de llamativas situaciones, las intrépidas y alucinantes interpretaciones de papeles secundarios de actores como Martin Short, un montaje sólido, paulatino y pausado, la música original del guitarrista de Radiohead Jonny Greenwood, la aparición de una vasta variedad de bandas musicales de la época como Can, The Doors, Chuck Jackson, Les Baxter, Neil Young, The Marketts y otros redondean lo que es una obra condimentada con escenas sexuales cuasi surrealistas, llegando a una secuencia con una lograda tensión dramática y sexual inflamable que combina el hipismo, el abuso policial, la sombra de Charles Manson y el surf.

inherent-vice-image-josh-brolin-joaquin-phoenix

Por fuera de todo lo descripto, no es una película “fácil de ver”, ahonda explícitamente en el libro original y puede llamar la atención de un público selecto, no por una cuestión elitista o intelectual, sino por una dramática, expresiva y estética. Un film que seguramente no sea lo más recordado de Paul Thomas Anderson, pero si creo se volverá de culto y encantará aquellos que hayan disfrutado del texto original y a todos los que ya extrañamos el fílmico, ya que esta película se soporta en 35mm y el celuloide aporta ese toque distintivo y único para dar una estética precisa y acorde.

Julián Nassif

inherentvice6

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s