“Mi último fracaso” – BAFICI 18 – Competencia Argentina

t_m2_2013

 

Argentina es hogar de variados grupos étnicos e inmigrantes de todas partes del mundo como todo país construido por inmigrantes con previo genocidio indígena. Así tenemos, en la ciudad de Buenos Aires por ejemplo, barrios que tienen gran densidad de población de cierta religión, etnia u origen. Uno de los grupos que se presenta con importante cantidad de habitantes es el de origen o descendencia coreana.

“Mi Último Fracaso” analiza, justamente, las mujeres cercanas a la directora Camila Kang pertenecientes a ese grupo. La autora plantea un recorrido por diferentes mujeres que han formado parte de su vida, familiares, docentes, amigas, etc., y como han afectado en ella.

Se puede apreciar un viaje a Corea donde conoce familiares de una profesora suya de arte, pero se centraliza sobre lo que es la cultura coreana en la ciudad de Buenos Aires y como interactua con el resto de la cultura porteña y argentina.

Con una mirada alegre y juvenil, inclusive cuando enfrenta recuerdos graves que vinculan a una importante enfermedad de su hermana que por suerte ha sido curada y solo remite al pasado. Dentro de aquella visión es donde podremos impregnarnos de las costumbres coreanas para adentro de su descendencia y origen pero también para el resto de la sociedad con la cual conviven, siendo allí donde el film engancha y seduce. En aquella interacción y aprender cómo es que se lleva la misma desde el adentro de sus costumbres es lo que más llama la atención de la obra.

En ese ida y vuelta, en esa relación, es donde la película plantea un “mundo” que parecería indefinible e intangible ya que muchas veces, exceptuando aquellas en las cuales apreciamos referencias de la ciudad, no sabremos exactamente en que país estamos. Podría ser Corea, la Argentina o cualquier otra nación. Allí es donde hace pie y “denuncia”, poniendo a su propia familia como ejemplo, como son mantenidos los valores culturales de muchos grupos inmigrantes, permeables algunos como el asado por ejemplo, pero intactos tantos otros como las relaciones amorosas que en la mayoría de los casos se mantienen “entre coreanos”.

El cine y el BAFICI una vez más nos enseñan sobre las costumbres e interacciones de los pueblos en una obra que se destaca por su calidez y simpatía apoyada sobre una realización pequeña pero profesional que destaca elementos de una estética cuidada y una pista sonora que aporta gran expresividad por más funcional que parezca de a momentos.

JULIÁN NASSIF

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s