LA LEYENDA DE TARZAN

leyenda-tarzan-cartel2

 

La leyenda de Tarzán ha sido llevada al cine y a productos audiovisuales decenas, más bien, cientos de veces. Disney es uno de los que acercó aquel personaje creado a principios de siglo XX por Edgar Rice Burroughs, quien lo plasmó en una entrega de una revista para luego escribir la novela “Tarzán de los monos”. El estudio “del Ratón” ha mostrado siempre una veta más aniñada e infantil de aquella historia y que nunca profundizó en las capas que vinculan a la política, a la sociedad y al pasaje más violento y oscuro del sobrevivir en una jungla en el centro de África.

videoblog-de-cine-leyenda-de-tarzan-6057299-1

Claramente, cuando me refiero a este “tratamiento” socio político en Europa y África me refiero a una visión y un pasaje bastante superficial pero que aun así sigue llamando la atención, debido al contraste que se genera al ver este Tarzán 2016 contra el resto ofrecidos a lo largo de más de un siglo en todas sus variantes.

Sinsentido sería repasar nuevamente la historia que lleva adelante esta película ya que es conocida por todos, pero sí resulta interesante lo que era África en ese entonces y las actividades que se llevaban a cabo en aquellas tierras por personajes como el Rey de Bélgica Leopoldo II quien es el disparador de esta versión de la historia.

jane

El villano Leon Rom, interpretado por un correcto y pintoresco Cristoph Waltz, debe entregar al héroe al jefe de tribu Mbonga, quien quiere vengarse del criado entre animales debido a ser el culpable de la muerte de su hijo en un enfrentamiento entre integrantes de aquella tribu y su familia de gorilas. Todo aquello a cambio de gran cantidad de diamantes que Rom entregará a su rey para que continúe con su construcción de la “Nueva Colonia Congolense”.

363844

John Clayton (Tarzán), interpretado por un musculoso y atractivo Alexander Skarsgard, vive en Londres junto a su amada Jane Clayton, interpretada por una siempre talentosa e infartante Margot Robbie, en una mansión digna de algún otro rey. A partir de un engaño, y de la insistencia del norteamericano George Washington Williams, interpretado por un siempre descompresor y agradable Samuel L. Jackson, John accede aceptar la supuesta invitación del rey Leopoldo II para volver al Congo de visita.

Arriban los tres: John, Jane y George al Congo y rápidamente se reúnen con la tribu que los recibió cuando lastimosos salieron de la jungla en un pasado no tan lejano. Son recibidos como familia, como amigos, con la mayor de las alegrías. Así también lo hacen los animales con los que Tarzán se reencuentra.

la-leyenda-de-tarzan-lob-la-otra-butaca-6-1024x526

Se puede ahondar en dos o tres cuestiones puntuales para defender este film y darle un valor agregado en contraste con los realizados en el pasado. Las interpretaciones son correctas y acordes a lo que el argumento y el núcleo narrativo demandan. Algunos podrán decir que no quieren ver más a Cristoph Waltz haciendo de “este tipo de villano”, aunque me resulta equívoco catalogarlo de esa forma ya que lo que suena reiterativo es el modo de hablar del actor y no las interpretaciones de sus personajes. Si uno podría echarle la culpa a algo sería a que tanto el personaje de Waltz como el de Jackson merecían ser profundizados y tratados de manera más eficiente, ya que son interesantes y su aparición resulta forzosa o meramente funcional al recorrido dramático cuando en realidad podrían aportar una riqueza narrativa y cinematográfica superior al tan solo desarrollarlos.

fotonoticia_20160523160812_1280

El personaje de Jane, además de estar bellamente interpretado, resulta sorprendente ya que es uno mucho más fuerte y presente que en otras ediciones donde solo funcionaba como una mujer indefensa que era secuestrada y por la cual el héroe debía luchar. Aquí Jane es combativa, tiene presencia y muchos ovarios.

Por último, a favor y en contra, los recursos técnicos. En contra, el abuso de CGI y animaciones digitalizadas que resultan bastante falsas a lo largo de diferentes pasajes del film. También así, el diseño de algunos de los animales que realmente denotan una calidad inferior a la exigida hoy día por el espectador teniendo en cuenta el dinero y la tecnología invertida.

135894.jpg-r_1280_720-f_jpg-q_x-xxyxx

Por otro lado, la correcta utilización de las Red Epic Dragon en definición 6K junto a lentes Leica, brindan una profundidad de campo muy corta pero además muy puntual y detallada. Los enfoques contrastados con la iluminación y los diferentes elementos de la naturaleza que intervienen son una conjunción bella bien retratada por estas herramientas tecnológicas de hoy día.

Finalizando, esta versión del héroe de la jungla aporta una inocente y tímida denuncia sobre la explotación y la esclavitud en aquellos lares africanos. Tarzán no solo es un héroe ecológico que defiende a los suyos y a la naturaleza, sino que, además, se solidariza, directa o indirectamente, con la opresión a los pueblos originarios de la cuna de la vida.

Julián Nassif

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s