CAFE SOCIETY

cafe_society 1

 

En los últimos años Woody Allen nos tiene acostumbrados a, como mínimo, una entrega cinematográfica por año. El pasado fue la oscura y pícara Irrational Man, este año le toca a Café Society. Como si una ventana al mundo neoyorquino se abriera anualmente, Allen retrata una vez más una historia que sucede en aquellas tierras o al menos posee personajes relacionados con la ciudad de la estatua de la libertad.

En sus relatos logra entramar una sensación de cotidianeidad generando que cada historia que observamos no nos parezca ajena, alejada o extraña sino que nos atrape y nos manipule dentro de un mundo cómodo donde admiremos hasta las cosas más tremendas de forma pintoresca, acompañadas por ese sutil humor ácido inofensivo que logra muecas frente a cuestiones hasta casi “inmorales” para cierto sector del público.

cafe-society-2

Claro está que esa familiaridad que ha logrado con los años, y con las obras, no se delata de forma costumbrista o neorrealista, sino que siempre está teñida de una estética particular muy elaborada que Allen logra identificar con diferentes elementos de la composición visual.

En este caso, nos adentraremos en la década del 30 en las glamorosas tierras de Hollywood y Beverly Hills donde un pez gordo de la industria cinematográfica llamado Phil Stern, interpretado por un siempre genial y acertado Steve Carrell, recibe a su sobrino neoyorquino Bobby, interpretado por Jesse Eisenberg, quien está intentando hacerse camino en el mundo y lograr ascender social y económicamente. Allí conoce a la secretaria de su tío: Vonnie, interpretada por Kristen Stewart, de la cual se enamorará automáticamente por más que ella le advierta estar comprometida.

cafe society 4

De allí todo conducirá a un melodrama donde Bobby intentará conquistarla continuamente hasta que algo los separa por completo. Entonces, volverá a Nueva York y entonces conquistará la sociedad norteamericana manejando el Café Society, donde la crema de la crema se reúne y regocija.

La estética con la que representa aquellas épocas doradas del cine de estudio y una sociedad glamorosa donde pareciera no afectar la crisis económica de fines de la década del ’20 se destaca con elegantes brillos y dorados que logran contrastar las dudas de un corazón lastimado que intenta seguir adelante.

wasp2015_day_14-0220.CR2

 

El jazz tan clásico de la cinematografía del director no faltará en esta entrega, donde se hace presente con la voz en off que relata la historia y donde también pareciera hacerlo con la interpretación de Jesse Eisenmberg, quien ha demostrado tanto en sus participaciones en las obras del director como en el resto de su cinematografía, poseer gestos y un tinte atolondrado muy similar al del octogenario autor.

Una historia de un amor inconcluso donde, por más que las partes no haya podido consumar su romance, se unen a distancia y se relacionan en sueños pausando sus sentimientos, perpetuándolos en una incógnita eterna que los dejará en vilo imaginando que podría haber pasado si se hubieran dado el uno al otro.

cafe society 5

Con pequeños movimientos de cámara y una iluminación que aparenta funcionalidad, la obra cierra con un toque de melancolía que dará escalofríos aquellos corazones que se vean identificados y estremecerá a los que solos se siguen preguntando “¿cómo será?”.

JULIÁN NASSIF

  

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s