HELL OR HIGH WATER (Sin nada que perder)

rmev9yiiqkak2odkmvnm8hszpvd

Detrás de la historia de dos hermanos que comienzan un raid delictivo robando en serie sucursales de una banca texana a lo largo de diferentes pueblitos de aquel estado norteamericano se oculta lo que realmente la película parece querer denunciar: el peligro de la portación de armas “libre”, la crueldad y acoso total del sistema financiero sobre la población en general, aunque particularmente apuntada a los sectores más carenciados de la zona sur de los Estados Unidos.

8E9A3008.CR2

La misión de Toby y Tanner Howard, interpretados por Chris Pine y Ben Foster respectivamente, parte de una obligación moral y se basa en un fin políticamente correcto con el que Toby intenta remendar sus carencias y falencias como esposo y padre frente a una familia que ya lo abandonó (o a la cual el expulsó). Tanner conforma la otra mitad de este dúo dinámico que ladeará entre lo ético y lo delictivo con ciertos métodos cuestionables pero aceptados por el espectador dada la naturaleza de su fin.

hellorhighwaterrobbery-0

El atractivo físico de los protagonistas no romperá el manto basural de acciones y estéticas desoladoras que tan bien están reflejadas en la geografía tejana y en una de las sociedades más repulsivas y cinematográficamente recurrentes.

XXX _HELL OR HIGH WATER _10710.JPG L

Como bandera de la defensa del estado y del “bien estar social” aparece la figura más relevante en todo el film, uno de los personajes más interesantes y sin duda la interpretación más lograda con la cual Jeff Bridges se ganó la nominación al Oscar, entre otros tantos premios internacionales del séptimo arte. Interpretando al Ranger Marcus Hamilton, junto a su colega Alberto Parker, interpretado por Gil Birmingham, formarán el dúo opositor que representa el supuesto “bien” y la búsqueda de justicia en una especie de capricho persecutorio por la defensa de “la ley”. En aquel funcionamiento policial aparecerán otro de los retratos recurrentes sobre la sociedad tejana que es la constante discriminación racial y los ataques a los pueblos originarios de aquellos lares. Sin embargo, en aquella dinámica es donde aparece la mayor cuota de humor que funciona como respiro a tanta planicie de intelectualidad social y a esta persecución que atraviesa todo el film deambulando entre la Road Movie, el western y el policial negro.

 

hell-or-high-water-4-1200x899

 

Apuntalada en inteligentes diálogos pero más aún en una puesta de cámara compleja y de movimientos más que funcionales y narrativos, David Mackenzie asocia una banda sonora bien sureña, un diseño sonoro ampliamente expresivo e interpretaciones que dan en el clavo junto a un ritmo cansino que aporta una monotonía antropológica recalcada con los vicios e interrumpida por una escena de una violencia inesperada que acelera la adrenalina y tracciona el desarrollo del film.

JULIÁN NASSIF

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s