BEFORE I FALL (Si no despierto)

before_i_fall_xlg

¿Existía alguna necesidad de repetir la idea neurálgica de “Groundhog Day”? ¿Habría alguna razón imprescindible para reflotar un relato así de icónico y de un material que está impreso en el inconsciente colectivo de toda persona de más de 25 años? Y si uno respondiese que sí, ¿alguien más podría concebir el simple hecho de cometer tal “sacrilegio” y encima realizarlo en un ambiente teen super cheto de millonarios estereotipados en algún pintoresco lugar de “yanquilandia”?

Si puedes responder que sí entonces debes pertenecer algún departamento que creó esta aberración de pseudo película llamada “Before I Fall”. Un relato que abunda en trillados y asquerosos estereotipos de las típicas películas adolescentes norteamericanas que destruye, destroza e indigna a tan relevante obra cinematográfica como lo es “Groundhog Day”.

Cada personaje se vuelve detestable y absolutamente estúpido en un grupo de pibas que perfectamente podrían haber salido del Newman en La Horqueta, regodeándose en su propia inmundicia millonaria y en tales superficiales traumas que hacen ver toda la temática tan profunda del bullying como un caprichito de infante que no fue abrazado lo suficiente.

Before-I-Fall-movie-images-zoey-deutch-halston-sage-3

Los únicos momentos de disfrute de tal abominable bodrio son cuando no hay ninguna participación de los realizadores ni de los protagonistas que es al develar lo bello del paisaje que contiene este cuento de adolescente del Alto Palermo, acompañado de algún que otro lapso musical que intenta sostener una puesta de cámara absolutamente funcional solamente apoyada de cierto talento en algunas pocas interpretaciones que se ahogan en un guión y un tratamiento tan pueril.

Ry Russo-Young debería haber pensado varias veces antes de meterse a realizar una moraleja tan ordinaria de la vida que resulta insoportable, al punto de querer quitarse los ojos al observar los lugares comunes en los que cae al intentar decir que “hay que aprovechar cada instante de la vida” mirando las gotas caer de las hojas de los árboles expresando el suspiro de la belleza natural en un gesto de teatro de máscaras.

Una obra que parece más una herramienta de invasión cultural estadounidense intentando atravesar lo más estúpido de nuestra sociedad, la cual debería proyectarse en los shoppings para ser más efectiva. Es hora de empezar a poner en las películas que invaden nuestro mercado un cartel de calificación al lado del etario que advierta el nivel de superficialidad y estupidez del contenido así uno evita la tentación de auto flagelarse al observar tremebunda porquería.

JULIÁN NASSIF  

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s