IT COMES AT NIGHT (Viene de noche)

Así como la moda se recicla y cada veinte años lo vintage pasa a ser el último grito en las pasarelas, el cine tiene un comportamiento similar en algunas temáticas. Quizás no cada veinte años, pero es claro que estos mundos post apocalipsis con enfermedades que atentan con toda forma de vida y amenazas constantes desde el exterior natural se presentan y vuelven a repetir a lo largo de las décadas.

Lo llamativo es que en las propuestas contemporáneas los pocos sobrevivientes que se plantean se resguarden en grandes espacios naturales, rodeados de profunda y densa vegetación, de tierras fértiles y preciosas. Uno pensaría que si estamos en un mundo donde todo se ha derruido, en un planeta donde los recursos naturales escasean cada vez más y la sobre población humana se ha encargado de eliminar los rasgos biológicos del planeta, lo que menos habría serían grandes espacios verdes repletos de aire puro y vida silvestre. Por lo que llama la atención que se repita en el cine actual este tipo de escenarios ya que generan cierta contradicción.

Dejando eso de lado, Trey Edward Shults logra un thriller psicológico que se apoya, principalmente, en una fotografía y una puesta de cámara impecables a nivel técnico que, con elementos muy pequeños y concretos, tales como los claro oscuros desde la iluminación y una cámara fragmentaria e inquieta, apoyan la sensación de opresión y claustrofobia que ofrece la cabaña donde sucede casi todo el film, reforzando el elemento clave de este género como es la amenaza constante del factor externo y la intromisión dentro de la seguridad del entorno.

Con actuaciones correctas de Joel Edgerton y Christopher Abbott, y un destacado Kelvin Harrison Jr., la película avanza con personajes que no están demasiado desarrollados y solo responden a los estímulos que se van sucediendo, aunque conjugando un relato que es potente, conciso y redondo, aportando cuotas de suspenso e intriga.

En este caso, la película impacta y cierra una idea bien desarrollada que elude al género de terror para concentrarse en el suspenso y la tensión de un thriller psicológico y onírico que desplaza por su calidad a varias obras similares contemporáneas.

JULIÁN NASSIF

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s